DECLARATORIA 5 DE SEPTIEMBRE ANPMI

Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas

DECLARATORIA 5 DE SEPTIEMBRE ANPMI

La Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas (ANPMI), integrada por las Redes Nacionales de mujeres Ayuuk, Ch´ol, Chatino, Cucapá, Nahua, Hñahñu, Maya, Mazahua, Mazateco, Me’phaa, Ñomndaa, Ñuu savi, Ocumiche, Ódami, Otomí, Purhépucha, Ráramuri, Tojolabal, Triqui, Tseltal, Tzotzil, Wixárika, Yaqui y Zapoteco de la Red Nacional de Casas de Mujeres Indígenas (CAMI), Red Nacional de Mujeres Indígenas por la Madre Tierra y Territorio (RENAMITT); Colegiado Interdisciplinario de Mujeres Indígenas (COIMIN); Red de Intérpretes y Traductores de Lenguas Indígenas (RNITLI); Red Nacional de Mujeres Jóvenes Indígenas (RENAMUJI) y Red Indígena de Turismo de México (RITA). celebramos la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres Indígenas y saludamos la posibilidad de construir una Recomendación General sobre los derechos de las Mujeres Indígenas desde la CEDAW a los gobiernos del mundo.

Expresamos nuestra preocupación por las acciones del gobierno mexicano en el paso y presente, lamentamos que se olvide de su obligación de garantizar los derechos humanos para todas las personas, en especial para las históricamente excluidas. Nos preocupa la constante violencia y discriminación, que aún con nuestra clara y visible participación nos ignora y desdeña nuestros procesos organizativos, lamentamos la falta de escucha y diálogo. No nos quedamos conformes con que continúe una política monocultural de gobierno que sigue negando nuestro derecho a la identidad, a las formas propias de gobierno y violenta sistemáticamente nuestras tierras, memorias, cuerpos y territorios.

En datos, la encuesta Enadis 2017 reflejó que en escolaridad: solo el 4.9 % de mujeres hablantes de lengua indígena cuenta con educación superior, a diferencia de los no hablantes de lengua indígena 22.5 %, contamos con promedio de escolaridad de cinco años, contra los nueve del promedio nacional. En acceso a la salud pesa la discriminación, al 15.2% de las mujeres indígenas encuestadas les han negado servicios de atención médica o medicamentos. Sobre propiedades, de acuerdo a datos de la FAO, en 2011 había 12.3 millones de mujeres en el campo mexicano y sólo el 5 % tenían tierras en propiedad, no se sabe cuántas de ellas son indígenas, En participación política sencillamente no existen datos oficiales, pero si nos guiamos por las elecciones de 2018, sólo 3 mujeres indígenas llegaron por medida afirmativa a la cámara de diputados federal.

La pregunta es y qué hacemos ante esta situación, respondemos que no hace falta buscar mucho, ya hay instrumentos y recomendaciones internacionales que dan guía a la atención que demanda el fortalecimiento de los derechos de las mujeres como la CEDAW, que ahora, con la lucha activa de las mujeres, abre una posibilidad para poner en papel la situación y demanda actual de las mujeres. En avances reconocemos que hay instituciones nacionales con atribuciones y obligaciones claras, sólo hace falta materializarlas, también hay leyes federales y generales que seguramente se escribieron con el mayor de los compromisos, pero que han quedado olvidadas en la práctica.

Las mujeres indígenas decimos que ya es tiempo de desempolvar esos compromisos, hace falta atender los pendientes para disminuir las brechas de desigualdad, combatir el racismo y discriminación con una clara voluntad política y un fuerte compromiso por aterrizar los compromisos adquiridos en tiempos de campaña y ante mecanismos internacionales. En coadyuvancia a ese recordatorio y en el firme ejercicio de nuestro derecho a la participación para consolidar el tan anhelado México pluricultural y democrático las mujeres indígenas planteamos y exigimos:

  1. Alto a la discriminación institucional y reconocimiento a los procesos organizativos de las mujeres indígenas.
  2. Reconocimiento oficial del Día Nacional de la Mujer Indígena, que se transforme en acciones y medidas de nivelación para el avance de nuestros derechos.
  3. Generar medidas y mecanismos claros para incentivar, reconocer y fortalecer la participación política de las mujeres indígenas en el poder ejecutivo tanto a nivel federal, estatal y municipal.
  4. Implementar medidas afirmativas por condición étnica dentro de la ley de paridad.
  5. Revisar vacíos en el sistema judicial, fortalecer todos sus niveles de acción, para que la atención se brinde con perspectiva de género e intercultural
  6. Diseñar, con la participación activa de las mujeres indígenas, un Programa Nacional de Fortalecimiento para la participación política de las mujeres indígenas, con presupuesto etiquetado y progresivo.
  7. Implementar un plan de formación integral con perspectiva de género dirigida a autoridades de todos los niveles de gobierno que promuevan el reconocimiento y los aportes de las mujeres indígenas en todas las esferas de la sociedad.
  8. Generación de datos desagregados por condición étnica y de género que indiquen la problemática de desigualdad para dar soluciones pertinentes.
  9. Mayor compromiso del Estado mexicano para materializar los compromisos internacionales que se transformen en la mejora de condiciones de la vida cotidiana de las mujeres indígenas y los pueblos a los que pertenecen.
  10. Promover narrativas institucionales que dignifiquen el papel de las mujeres como participantes activas de la vida democrática de México, no más asistencialismo ni paternalismo.
  11. El presupuesto progresivo es un mandato internacional de derechos humanos, la voluntad política de atención a los históricamente excluidos, se refleja en la asignación presupuestal, no queremos más retroceso ni precarización de recursos asignados para la vigencia de nuestros derechos como mujeres e indígenas.
  12. Alto al hostigamiento y criminalización a defensores de derechos humanos y en especial a las mujeres indígenas.
  13. Saludamos la lucha de las hermanas afromexicanas, hacemos eco de sus agendas y celebramos esta alianza que cada vez se fortalece por el pleno ejercicio de nuestros derechos como mujeres mexicanas. Alto a la discriminación por condición étnica y racial.

POR NUESTRAS ANCESTRAS, PORSUS LUCHAS Y LAS NUESTRAS, POR LAS HERMANAS PRESENTES Y AUSENTES, POR TODAS LAS MUJERES D ETODOS LOS RINCONES Y TERRITORIOS DE ESTE MÉXICO DIVERSO, NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NUESTRA VOZ Y PRESENCIA.

HASTA QUE NUESTRA DIGNIDAD SE LES HAGA COSTUMBRE

Desde todos los territorios indígenas del México Pluricultural. 04 y 05 de septiembre de 2020.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *